Wendy por Latinoamérica

Galileo Galilei afirma que; ¨La mayor sabiduría que existe es conocerse a uno mismo¨ y fue lo que exactamente pude experimentar en mi intercambio. Reconocí cuales son mis fortalezas, debilidades y lo más importante, los pasos para mejorar como persona.
En mi primer día de trabajo con los niños de un orfanato que eran parte del proyecto y la razón por la cual lo elegí, encontramos que tenían escases de diferentes materiales, productos y de lo más importante AMOR. Logramos con mi equipo de trabajo encontrar una solución para esos problemas y conseguimos cooperación de los vecinos de la ciudad lo cual los ayudo teniendo beneficios tales como; ropa, comida, materiales para estudio y psicólogos comprometidos por su bienestar. Y es en ese momento en el que me di cuenta de que a pesar que somos diferentes países tenemos las mismas problemáticas, que son tan difíciles de erradicar.

FB_IMG_1451536866013-2
Hubo personas tan especiales que necesitaba conocer para darme cuenta de lo lindo que es vivir, mis dos Host Yuni y Antonio fueron personas que me dejaron un sabor y ganas de vivir la vida cómo nadie. Yuni una chica con unos ojos y palabras tan llenas de vida y Antonio un estudiante de Arquitectura con una respuesta para todo, siempre con un consejo , una sonrisa, una solución para todo aquello que parece obstáculo, un estudiante decidido a pasar los limites que la sociedad le proponé; Antonio una persona que realmente sabe vivir la vida. Pero también estaba este pequeño Carlos quien tras sufrir de maltrato por parte de sus padres nunca perdió la fé en Dios, las ganas de vivir y es que tenía un sueño muy peculiar: ¨conocer Guatemala¨. Carlos conocía cada centro turístico de Guatemala, sabía sobre sus riquezas, su gente sus tradiciones y todo me lo expreso por medio de sus recortes de revistas y periódico. Parecía trillado poder darle un consejo a ese niño de 5 años que sabe más sobre vivir y sobrevivir que yo, en lugar de eso decidí darle herramientas, tutorias y clases de ingles seguido de hacerle saber que su realidad podía ser diferente.
En fin de este intercambio me llevo algo que nadie en la vida me podrá dar y lo que el dinero del mundo nunca podrá comprar; satisfacción, un te amo sincero, recuerdos, ganas de vivir y una sonrisa que estoy segura sera difícil de quitar.

Esta es la historia de Wendy Reyes de la Universidad Rafael Landívar,

¿Qué esperas para contar tu historia? Entra y encuentra el proyecto ideal para ti:

Sé un ChapínXLatinoamérica!

Proyecto: Day by Day

Deja tu comentario!