Viviendo la diversidad por la paz mundial

Hace dos semanas salí del país para asistir a una boda. Todo estaba bien, hasta que subí al avión y comencé a pensar en las distintas tragedias que estaban sucediendo alrededor del mundo. Miré por la ventana y me di cuenta que tenía miedo de no regresar a casa.

Comprendí que el mundo no ha mejorado, sigue siendo un lugar inseguro para cada uno de nosotros. El mundo está sufriendo, pide con urgencia que nos detengamos y actuemos, pero lo ignoramos. Me pregunto, ¿en verdad ha cambiado algo desde la Segunda Guerra Mundial? ¿Qué hizo por nosotros la Firma de los Acuerdos de Paz? ¿En verdad hemos progresado?

El mundo sufre de una desconexión tremenda entre continentes, naciones, dentro de países y de comunidades. Estamos sufriendo por discrepancias en ideologías, en religión y cultura, género y orientación sexual, y se está convirtiendo brutalmente claro que estas diferencias pueden tener consecuencias fatales.

Los problemas más grandes que enfrentamos día a día se deben a las diferencias.

viviendo-la-diversidad-por-la-paz-mundial

¿Por qué somos intolerantes a lo que es diferente? ¿Qué dice eso de nosotros?  Te has preguntado, ¿Quiénes somos nosotros para juzgar a otros seres humanos? ¿Quién crees que eres para decir cómo deben pensar los demás?

Cada día despertamos a una tragedia más, y debemos comprender que la intolerancia equivale a ceguera. Con tensión cultural en aumento, ¿cómo podemos reconciliar nuestras diferencias?

¿Cómo sería nuestro mundo si en vez de diferencias, decidiéramos enfocarnos en las similitudes? Como las marchas pacíficas para pedir la renuncia de Otto Pérez Molina, que unió a todo el pueblo guatemalteco—por primera vez en mucho tiempo. ¿Cómo sería si nos sumergimos en la diversidad en vez de querer destruirla?

viviendo-la-diversidad-por-la-paz-mundial1

La misión de AIESEC es: expandir el entendimiento de una nación al expandir el entendimiento de los individuos, cambiando el mundo una persona a la vez. Cuando vemos el mundo, podemos empezar a comprenderlo. Cuando ya lo entendemos, ya podemos comenzar a cambiarlo.

Es un gran mundo allá fuera, conformado por muchos individuos—7 billones para ser exacta. En AIESEC, uno de nuestros seis valores fundamentales es: Vivir la diversidad. Creemos que todos, debido a su propia cultura y lugar en el mundo, tiene algo valioso que ofrecer, y buscamos alentar la contribución de cada individuo. Porque no importa dónde hayamos nacido, el color de nuestra piel o el género al que pertenezcamos; no importa la religión que profesemos o en qué institución estudiemos; cada uno de nosotros tiene el poder de impactar al mundo. Todos podemos contribuir al cambio, sin importar el tamaño de nuestras acciones.

Todos tenemos la oportunidad de decir, “Hasta aquí” y actuar. Porque cada día, cada uno de nosotros tiene una decisión.

Y tú, ¿Escogerías la paz?

giphy-25

 

Deja tu comentario!