Soy yo, tú, o tu amiga típica de la universidad

Artículo escrito por: Melissa Ramírez, estudiante de la Universidad del Valle de Guatemala.

Hola, soy yo, o tu o cualquier universitaria del país, un poco callada, tímida y evito mirar a los ojos mientras voy en la calle o presento algo en clase. Me junto solo con mi grupo, me aburro con facilidad y “qué pena” que sepan que quiero algo más. Mi vida es simple: salgo de mi casa, me sumerjo en el tráfico y llego a la universidad; tengo sueño y mientras trato de escuchar lo que el profesor va a decir pienso: “ojalá termine pronto”. Refacciono con mis audífonos puestos y adelanto las tareas en la cafetería antes de regresar a clases.

El día termina y salgo de la universidad hacia el eterno tráfico, al fin llego a la casa y sigo con las tareas. Horas pasan, termino, veo televisión, escucho música o leo un libro mientras ceno y solo voy a dormir hasta revisar mis redes y ver si algo interesante ha pasado. Mis días pasan como una guatemalteca universitaria normal; no tengo muy claro lo que quiero, dudo de la carrera que escogí, vivo con sueño permanente y solo me dejo llevar por la corriente de universidad, en el futuro me imagino que vendrá una maestría, trabajo, trabajo y trabajo, casarme, trabajar más y fin.

En otro día normal voy caminando nuevamente hacia la cafeteria PERO escucho “Hey! Vámonos de intercambio” y mi vida no volvió a ser la misma. En un abrir y cerrar de ojos estaba en el avión que me llevaba a Colombia y mi mundo se puso de cabeza.

melissa-ramires-intercambio-aiesec3

Melissa Ramírez, fila de adelante, de segunda de izquierda a derecha. (De blusa blanca con rosado)

Desde el primer día conocí personas nuevas, conocí a la familia que me recibió y empecé a moverme por la ciudad… ”No puedo creer que esté aquí!”.  Trabajar para cambiar la realidad de una comunidad cambió mi concepto de éxito y esforzarme junto a personas de otro país con culturas diferentes, perspectivas distintas, profesiones y conceptos ajenos a los míos me hizo experimentar un aprendizaje integral, rápido y muy completo que jamás viví en ninguna experiencia anterior. Pude vivir en carne propia el concepto de encontrarme a mí misma mientras empoderaba a adultos, jóvenes y niños y desarrollar potencial que ni el colegio o universidad lograron.

melissa-ramires-intercambio-aiesec2

El intercambio que tomé no fue solo dar conocimiento profesional y personal para ayudar a otra persona; también fue el desarrollo que adquirí mediante retos, convivencias, distintas experiencias y aventuras. Al final del día, tuve un giro 180° que me dio visión, propósito, subió el nivel de mis sueños y metas, me enseñó más de mí, descubrí el potencial interno que no creí tener y encendió un motor que aumentó mi impulso y ganas de vivir, disfrutar y descubrir.

Hoy ya no soy la universitaria normal que describí y que sigue por la vida por inercia; ahora tengo fuerza, carácter, impulso, sueños, ambición y herramientas con las cuales sé que puedo lograr cualquier cosa que me proponga. AIESEC cambió mi vida…y la tuya puede ser la próxima.

 

melissa-ramirez-01

Deja tu comentario!