Saber que en ese lugar me esperaban niños con ansias de aprender

Artículo escrito por: Angiee Maylee Najarro, estudiante de la Universidad del Valle y Voluntaria Global en El Salvador.

Uno de mis mayores retos fue dar clases de Español, aunque soy maestra de Inglés, la metodología es muy distinta y hacer que des-aprendan algo que aprendieron mal, para que lo aprendan bien, es muy complicado. Es aún más complicado cuando no se cuentan con suficientes recursos, pero cuando el deseo de superación está presente, no hay obstáculos suficientemente grandes para derrotar.

Aprendí a desarrollarme con todas mis habilidades en cualquier lugar y a no inferir la situación de un país sin realmente conocerlo, también aprendí a amar más mis país sin importar las situaciones negativas.

Cada viaje ida y vuelta para mi casa salvadoreña podía durar en total hasta 4 horas. No me di cuenta de esto sino hasta la cuarta semana, pero la verdad eso no me importaba. Saber que en ese lugar me esperaban niños con ansias de aprender, que al terminar el día podría apreciar la vista hacia una hermosa playa que reflejaba los rayos del sol, y saber que lo estaba haciendo por un bien superior; eran mis motivaciones cada mañana.

Sinceramente les recomiendo realizar un Voluntariado Global porque es una excelente manera de activar tu liderazgo y de conocerte profundamente. Durante una experiencia como voluntario aprendes cosas como planificación y estrategias, mejoras tu responsabilidad y compromiso con tus proyectos, no solo en lo laboral, sino también en otros aspectos. Además, de mejorar como profesional, también mejoras como persona. Te vuelves más consciente de la realidad nacional en internacional y te das cuenta que un anuncio en un noticiero no define al 100% de la población de un país.

 

Deja tu comentario!