Intercambio a El Salvador

Mi experiencia en El Salvador

Entrevista a Carlos Revolorio en su voluntariado internacional en El Salvador con AIESEC en Guatemala #ChapínPorElMundo

¿Cómo fue el momento en que decidiste irte de intercambio?

Siempre me gustó ser representante de mi ciudad, un par de veces fui representante de Guatemala e imaginar volver a ser la voz de 16 millones de guatemaltecos me emocionó mucho la idea, ya que aportaría al desarrollo de un país y debatía mucho sobre: ¿a qué país ir? al principio lo veía con la idea de ir a conocer un país, pero mi padre me dijo: “¿Quieres contribuir al desarrollo de un país? Busca uno que realmente lo necesite y no lo veas como una cuestión de viaje.” Y así fue que me atreví a dejar mi zona de confort y querer hacer un impacto en el mundo.

¿Qué realizaste durante las 6 semanas?

Realicé el proyecto Smart Empower en la ciudad de Santa Ana, en EL Salvador. Consistía en que animara a otros jóvenes a la realización de proyectos y mi conocimiento en administración de empresas facilitó a que todo saliera bien en el  proyecto. Debo decir que compartir mis conocimientos y experiencias fue lo mejor, compartí con jóvenes salvadoreños, dos brasileños y un alemán con los que todos los días organizamos las clases de todos los días.

Intercambio en El Salvador

¿Cómo era la ONG?

Es una institución educativa llamada INSA que era para estudiantes del nivel básico y diversificado, nuestras clases eran solo para los de ultimo año ya que les serviría como antesala a la universidad, independientemente de la facultad escogieran. Todos los maestros fueron muy amables y accesibles a nuestras necesidades, esta institución nos brindaba el almuerzo y las señoras que nos lo preparaban era muy amables con nosotros. Algunos voluntarios se quedaban en una casa de familia y otros en un apartamento con más extranjeros, pero aún así sin estar en una familia, las señoras de la ONG eran como nuestras madres salvadoreñas, ya que nos consentían con la comida y hasta el día de hoy las veces que visito ese país las voy a visitar.

A pesar de ser un país vecino ¿Qué pudiste aprender?

Aprendí mucho, fue la mejor experiencia de mi vida  a pesar de que la comida es un poco diferente a la nuestra e incluso la forma de llamarle a algunos alimentos, también la forma en que hablan tienen muchas palabras que los distinguen, el salvadoreño es alguien muy cálido y agradable con todos, el lugar donde me hospedé no era como me lo imaginaba, era un tipo de fundación para que estudiantes de la universidad nacional vivieran en ella con ciertas reglas y normas, el hecho de compartir habitación era algo nuevo para mí. También cocinar mi propia comida (y eso que soy chef) no sabía cómo era las cuestiones ahí, yo sabía que algunos jóvenes eran de escasos recursos por eso vivian ahí y poder estudiar. Aún así no tuvieron inconveniente en recibirme y tratarme como a uno de ellos, compartieron su comida conmigo, me hicieron sentir parte del grupo y me incluían en sus actividades. Fue la mejor experiencia de mi vida, aprendí muchas cosas de ellos y de quienes manejan la fundación, hasta la fecha me sirven de ejemplo de emprendimiento y de las ganas de superarse que tienen, pronto regresaré a visitar a todos eso amigos que hice en mi host.

Fuera de la AIESEC también hice muchas amistades, que también he visitado en mis otras visitas a El Salvador, toda esta experiencia y toda la gente que conocí valen más, que toda la fortuna de Donal Trump. Esta experiecia sería algo que no cambiaría por nada del mundo.

¿Cómo podría cambiar esta experiencia a alguien?

Se van a dar cuenta y realmente van a ver todo lo que hay allá fuera y sobre todo entender la capacidad que tenemos cada uno de nosotros para cambiar al mundo. cuando regresen del intercambio serán personas nuevas, con una mejor visión de un futuro, ya que aprenderán mucho de muchas personas y tendrán experiencia laboral también.

Las amistades fueron tan fuertes que aún después de haber terminado el proyecto, nos volvimos a ver y a recordar esos momentos de intercambio. La emoción de la visita a mi país de amigos que hicieron que mi intercambio fuera inolvidable me dio mucha alegría, darles a conocer la cultura, los platillos y lo buen anfitrión que somos los guatemaltecos.

Intercambio en El Salvador

¿Qué recomendaciones das para las personas que están decidiendo realizar el intercambio?

Que se atrevan a porta la voz de millones de guatemaltecos, que demostremos que un país tan pequeño como el nuestro puede generar un impacto en el mundo. Que seamos los mejores embajadores de Guatemala en cualquier rincón del mundo o incluso con nuestros vecinos.

Hacer maleta para intercambio

Como Indígena Maya Q´eqchi´ nunca me avergonzé de mi vestuario, estemos orgullosos de nuestros orígenes y debemos darlos  a conocer en cualquier oportunidad que tengamos.

Indígena Maya Q´eqchi´

Santa Ana, El Salvador llamada ciudad Morena, que hoy extraño y me ilusiona volver a visita, GRACIAS AIESEC, GRACIAS SANTA ANA por esa experiencia que llevo en mi corazón para siempre.

 

Deja tu comentario!