Manuel por Latinoamérica

Llegas y te sientes desorientado al principio, no sabes como comportarte, o como actuar con los niños, o que hacer con tu proyecto. Lo bueno del ser humano es que se adapta fácilmente, y es así como cada día de mi intercambio empezó a volverse más natural, me sentía en casa y el proyecto comenzó a tener forma gracias al equipo de ¨extranjeros¨ que formamos. Un grupo que no se conocía ni entendía pero que se convirtió en familia.

piedra del Peñol

Esta experiencia te hace tener una familia en cualquier parte del mundo. Todos llegamos en las mismas condiciones, sin conocer a nadie y con la mente abierta, dispuestos a dar todo de nosotros mismos y con curiosidad de quien será nuestro nuevo equipo.

Por esto mismo es que nos unimos tanto que nos llegamos a considerar una familia, no importa de qué país del mundo sea, nos encariñamos tanto que al final del intercambio se nos hace tan difícil despedirnos.

También aprendemos muchísimo al estar en un lugar fuera de nuestra zona de comfort y poniendo en práctica lo que hemos aprendido para un impacto mayor.

Es una experiencia que recomiendo a cualquiera que tenga alguna duda sobre si tomar o no el intercambio.

Manuel García – Universidad Rafael Landívar

Colombia

Si quieres tener esta experiencia en Colombia, así como Manuel la tuvo, entra aquí: Chapín X Colombia

Sé un Chapín por Latinoamérica!

Si quieres convertirte en uno de nuestros redactores invitados y escribir sobre el liderazgo, no lo dudes y entérate de las reglas aquí: Liderazgo Joven por Guatemala

Redactor--2

Deja tu comentario!