Hábitos para ser alguien productivo

Habitos para ser alguien productivo

Normalmente comenzamos nuestro día chequeando el celular o nuestras redes sociales, desayunamos, platicamos con nuestros compañeros y luego de tantas pequeñas distracciones, ahora sí empezamos a trabajar, pero nos damos cuenta que ya son las 10:00 a.m y entonces nos preguntamos. ¿Qué pasó con el tiempo?

La capacidad para empezar, concentrarnos y terminar las actividades del día parece ser más una destreza especial que un hábito. Sin embargo, no es así. Ser una persona productiva es posible y trae consecuencias beneficiosas para quien lo es, pero… ¿Cómo puedo ser una persona productiva? No existe una receta mágica que nos asegure al 100% que seremos personas súper productivas, pero existen tips que nos permiten aprender a aumentar nuestra productividad y transformarla en un hábito.

 

1. Establece prioridades del día

Antes de comenzar a trabajar, debes priorizar las actividades pendientes. Escribe una lista con las tareas del día y podrás definir cuál de ellas debes realizar primero. Si conoces cuál es tu objetivo será más fácil tener una visión general del día y definir los pasos que debes tomar para acercarte a éste. Debes aprender a diferenciar entre lo urgente (situaciones que requieren tu atención inmediata) y lo importante (aquello que suma a tus metas y es vital para alcanzarlas).

establecer prioridades

La “matriz de Eisenhower”, la cual tiene 4 cuadrantes de acuerdo a estas dos categorías: importante/urgente, te puede facilitar la jerarquización de tareas.

 

2. Inicia con lo más difícil y lo que te acercará más a tu objetivo

Cuando inicia nuestro día, parecemos tener más energía en la mañana que en cualquier otra hora del día, por lo que debes aprovechar para realizar las actividades más retadoras (que probablemente te tomarán más trabajo finalizar). Al hacer esto, te darás cuenta que entras en modo de concentración y productividad.

En caso de que seas una persona que en la mañana no es productiva, debes evaluar en qué momento del día eres capaz de concentrarte más y ser más productivo, para poder realizar estas actividades que son más retadoras.

Por otro lado, si tienes metas personales, debes aprender a darle tiempo a aquello que no te genera una ganancia, pero tiene valor personal para ti. Dedica tus mañanas a estas actividades; si tienes que levantarte más temprano, aprende a darte ese espacio y no lo dejes para cuando “ya no tengas nada que hacer”. Porque siempre tendremos pendientes, lo que debemos hacer es encontrar el tiempo para cada uno.

 

3. Minimiza distracciones digitales

Hoy en día el Internet es una excelente fuente de información y conocimiento, pero también de muchas distracciones. No importa la edad que tengas, cualquiera puede caer en este ciclo de ir de link tras link. Si quieres aumentar tu productividad, aléjate de este hábito que no aporta a tu meta: silencia los chats, sólo atiende los mensajes sumamente importantes y deja cualquier aparato electrónico fuera de tu alcance mientras trabajas.

Minimizar distracciones

 

4. Define un horario de trabajo

No te enfoques en “trabajar hasta terminar”, porque le estás diciendo a tu mente que puede alargar una actividad, incluso puede tomarlo como un castigo. No te permitas ser de las personas que dice trabajar 12 horas, de las cuales se distrae 6. Cambia tu modo de pensar y dite a ti mismo: “voy a terminar para X hora”. Este pensamiento te reta a concentrarte y enfocarte en terminar el trabajo pendiente en el tiempo definido. ¿No terminaste a tiempo? A veces vale retrasarse, pero la mayoría del tiempo debemos ser capaces de lograrlo y con la práctica serás más productivo y lograrás terminar a tiempo.

definir un horario

 

5. Delega temprano

Si entre tus prioridades detectas que necesitas el apoyo de otros para alcanzar un objetivo, no temas en pasarles la bola desde un inicio para poder planear tu siguiente jugada. No olvides que delegar es una cualidad de liderazgo que demuestra la confianza que tienes en tu equipo. No temas transferir actividades y responsabilidades a tus compañeros para que puedan realizarlas durante el día. ¡Aumenta tu productividad y desarróllate como líder!

 

6. Toma descansos efectivos

¿Sabías que nuestro cerebro sólo puede concentrarse de 30 a 40 minutos? Es imposible que nos exijamos productividad luego de trabajar 2 horas en la misma posición. El profesor Beverly Hunt, revela que el negarnos descansos puede ocasionar daños mentales y físicos, por lo que es necesario darle a nuestro cuerpo y mente un descanso que nos permita despejarnos. Cuando nos referimos a descansos, no hablamos de navegar en Internet o revisar WhatsApp… hablamos de tomar de 15 a 20 minutos para tomar agua, realizar ejercicios de respiración, caminar un poco, llamar por teléfono a un amigo; incluso, cambiar de lugar o posición hará que estés listo para realizar una nueva tarea con total concentración.

toma descansos

Deja tu comentario!