¿Sabías que el CAMBIO está en tus manos?

 

No soy una persona importante, no tengo nada de especial, no tengo dinero ni soy una persona influyente. Mis ideas son pequeñas, nunca he realizado un gran proyecto ni me creo capaz de crear un impacto en esta sociedad. Si se me dificulta encontrar la solución a mis problemas, no creo que pueda ayudar a otros solucionar los suyos. No soy experto, soy demasiado joven para lograr un cambio.

¿Te suena?

¿Cuántas veces no has escuchado estas excusas? ¿Cuántas veces las has dicho tú? Yo misma he dicho o pensado de esta manera durante mucho tiempo. Creemos que por ser simples estudiantes, jóvenes sin experiencia o lo que sea, no podemos ayudar a los demás, no podemos contribuir a causar un impacto en nuestra sociedad ni somos capaces de ayudar a solucionar, aunque sea en lo más mínimo, los problemas que hay en el mundo.

Pensamos que somos gente que sólo hace cosas pequeñas.

Hace dos años tuve la oportunidad de participar en un proyecto de responsabilidad social con la colaboración de varios jóvenes. Fuimos a una escuela a dar clases por un día a los niños de preparatoria. No disponíamos de grandes recursos, pero fueron suficientes para hacer felices a 40 niños, que gracias a este proyecto pudieron comunicar su situación a personas que estaban dispuestos a escucharlos, aprendieron y se entretuvieron.

mariana cambiando el mundo

Quizás este proyecto no tuvo un impacto más allá de hacer felices a los niños durante un día, quizás esta acción no cambió la vida de estos chicos drásticamente ni solucionó sus problemas.

O tal vez si cambió drásticamente la vida de alguno de estos chicos. Tal vez alguno recuerde dentro de unos años que unos desconocidos llegaron a ayudarlos. Quizás alguno de estos niños dentro de algunos años tenga la oportunidad de ayudar a otros y lo haga al recordar que hay gente que lo hizo por él en el pasado.

No podemos predecir el impacto que tendrán nuestras acciones, pero si podemos reconocer la influencia que ha tenido en nosotros—la manera en que ha transformado nuestras vidas o nuestro pensamiento. Este proyecto me hizo reflexionar sobre muchas cosas, pero lo que me dejó pensando fue algo que me daba miedo responder.

 

¿Qué pasaría si la mayoría de nosotros decidiera actuar?

¿Qué pasaría si más personas se preocuparan por el mundo y ayudaran a los que lo necesitan?

¿Qué pasaría si todos realizáramos pequeñas acciones que crearan un pequeño impacto en la sociedad?

 

Eduardo Galeano dijo, “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo.”

 

Creemos que por ser jóvenes no podemos hacer nada por el mundo, porque somos gente pequeña, viviendo en lugares pequeños y sólo hacemos cosas pequeñas. Estas son las excusas más grandes que uno puede decir.

Todos somos capaces de cambiar el mundo, porque nadie es mejor que otro, todos tenemos las herramientas para hacerlo… Pero muy pocos nos atrevemos. Quizás cambiar el mundo entero no, pero si el mundo de las personas a las que podemos ayudar. Si todos contribuimos de la forma en que podamos, el impacto cada vez irá creciendo y veremos cómo poco a poco viviremos en un mundo mejor. 

Dejemos las excusas a un lado y comencemos a actuar.

El Muro de Berlín no hubiese caído si las personas no hubiesen luchado por un mundo mejor. El ex-presidente Otto Pérez Molina no estaría enjuiciado si nosotros, los guatemaltecos, no nos hubiésemos creído capaces de detener su corrupción.

Guatemala unida

Ya hemos demostrado de lo que somos capaces; no nos rindamos. ¡Contribuyamos al cambio y hagamos una diferencia!

 

 

El cambio esta en tus manos

 

Deja tu comentario!