AIESEC prendió la chispa que necesitaba mi vida

Artículo escrito por: Paola Chávez, estudiante de la Universidad San Carlos.

He vivido como una guatemalteca insatisfecha con su gobierno, en descontento con la corrupción, el mal manejo de recursos y la mala distribución de bienes de mi país. Sin embargo era una guatemalteca que se quejaba por todo pero que no aportaba en nada para contrarrestarlo.

AIESEC prendió la chispa que necesitaba mi vida para hacer un cambio, para debatir con cada persona que me dice que no es posible mejorar Guatemala, e invitarla a sumarse al cambio. Me mostró que en este mundo existen miles de jóvenes más que luchan día a día por su nación, por un mundo mejor. Un mundo bondadoso, prospero, tolerante y desarrollado. Rodearme de personas que tienen estas aspiraciones, me motiva e inspira a ser la mejor versión de mi misma. Canalizo la pasión que sentía por mi carrera y me mostró el camino que quiero tomar en mi vida personal y profesional.

IMG_4725

En un país donde

“La pobreza tiene cara de niño”

Torres Rivas

Me siento identificada con erradicar la pobreza en todas sus formas, la educación de calidad y el reducir la desigualdad en el país y entre los países. Quiero impactar a mi Guatemala dedicándole mi pasión y esfuerzo para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, a su vez empoderando a jóvenes para que se unan y trabajen para estos objetivos, confiando firmemente en que somos quienes pueden marcar la diferencia para nuestro país y el mundo.

 

Deja tu comentario!