13 Maneras para enfocarte en ti mismo este 2017

Es muy fácil enredarnos con muchas cosas por hacer y responsabilidades que atender. Estamos tan empeñados en perdernos en las complejidades que hace que todo parezca un obstáculo. Provoca estrés tanto a nosotros como a las personas a nuestro alrededor, forzando relaciones y probando temperamentos.

Estás a tiempo de hacer un cambio, por lo que te sugerimos algunas cosas simples para ser más eficaz y eficiente en tu vida cotidiana. Un nuevo año es una oportunidad para empezar de nuevo, una oportunidad para cambiar y mejorar; una gran oportunidad para ser mejor. ¡Hagamos lo mejor de ello!

1

1.    Eres responsable de ti mismo.

Todos tenemos días malos y tenemos cosas que no van acorde a nuestro plan. Está bien molestarse, pero no dejes que eso te detenga o impida de seguir adelante con tus sueños. Todos nos tropezamos y caemos, pero lo importante es levantarse y ponerse de pie. Los retos siempre nos darán puñetazos en la cara y debemos luchar de vuelta, porque nadie más lo hará por nosotros. Nadie más luchará por ti, así que… ¡actúa!

 

2

2.    Escucha tu instinto.

La vida es un laberinto y, muchas veces, nos encontramos en encrucijadas. Puede que no tengamos las respuestas y es natural buscar consejo y guía, pero siempre debes recordar que cada persona tiene una opinión y perspectiva diferente porque han vivido experiencias diferentes. ¿Ese sentimiento en el estómago que no desaparece? Escúchalo. A veces está bien confiar en tu instinto. Te sorprenderías de lo exacto que puede llegar a ser.

 

3

3.    Escuchar es igual de importante.

La comunicación es una calle de dos vías; si quieres ser escuchado, debes ser capaz de extender la misma cortesía a los demás. Ser capaz de escuchar y escuchar son dos cosas muy diferentes. Todo el mundo es igual de importante que tú y todos quieren ser escuchados y comprendidos. Conviértete en el tipo de persona que permite a la gente saber que su voz es valorada.

 

4

4.    Se un animador.

¿Recuerdas la última vez que quisiste probar algo y no sabías si seguir adelante con ello? Todos en el mundo se han sentido de esa manera. La que la inseguridad es parte de nuestra vida diaria, pero las palabras correctas ayudan a aliviar esa inseguridad de una forma inefable. Ser alguien que empuja a la gente hacia delante y los anima a creer en sí mismos, es una persona con un gran camino a recorrer. Tú podrías jugar un papel importante en dar a alguien el coraje que necesita para luchar por sus sueños.

 

5

5.    ¡Más acciones y menos palabras!

A nadie le gusta una persona que sólo habla y habla y no hace nada. Las acciones siempre dicen más que las palabras. Se esa persona que todos conocen porque actúa, que su palabra es tan buena como el trabajo que realiza. Recuerda, “Bien hecho” es mejor que “Bien dicho”.

 

6

6.    En caso de duda, pregunta.

Nadie espera que lo sepas todo. Cada día es una experiencia de aprendizaje que nos ayuda a crecer. Algunas sabrán más que tú y no hay vergüenza en preguntar o pedir ayuda sólo porque no sabes. Preguntar demuestra tu interés por aprender y mejorar.

 

7

7.    Aprende a reírte de ti mismo.

De acuerdo, derramaste un vaso de agua en tu camisa delante de un montón de gente. ¿Y qué? ¿Se están riendo de ti? Ríete con ellos. Sería muy divertido ver a alguien con una camisa empapada, ¿no? Claro, podría ser un poco vergonzoso, pero de estos pequeños errores, provienen las grandes historias. Además, ¡que rían de ti no puede avergonzarte si te ríes junto a ellos!

 

8

8.    La cortesía y la amabilidad son esenciales.

El mundo se está moviendo a un ritmo tan rápido, que nos olvidamos de reconocer a la gente de nuestro alrededor. Tómate un momento para desea a alguien una buena mañana. Sonríe, podrías hacer el día de alguien. Nadie te pide que salgas de tu camino para ayudar a todo el mundo, pero si hay algo que puedes hacer por alguien, hazlo con una sonrisa. ¿Quién sabe cuándo podrías necesitar su ayuda?

 

9

9.    Intentar algo nuevo.

“¡Sal de tu zona de confort!”. Seguramente has escuchado esto muchas veces y eso es porque es verdad. Este mundo es enorme y ofrece más cosas de las que podrías soñar. ¡Aprovéchalo al máximo! ¿Qué ganas con pegarte a la misma vieja y aburrida rutina? Habla con un extraño en el autobús, prueba un nuevo platillo, cambia el color de tu cabello, ¡haz algo diferente!

 

10

10.  No actúes con ira.

La ira es una emoción poderosa; ese deseo de atacar e infligir el mismo daño que sientes es enorme cuando estás molesto. Muchas veces decimos o hacemos cosas en el calor del momento y casi siempre terminamos lamentándolo. Consejo simple: Cuando estás molesto y te cuestionas si decir o hacer algo… NO lo hagas. Lo lamentarás. Puedes estar tan molesto como quieras, pero mantén la calma y espera hasta que te sientas menos agitado y luego encara el problema que puedas tener. Toma tu tiempo y espacio; está bien quererlo y comunicarlo a la gente que te rodea.

 

11

11.  Siempre mantén la imagen completa en mente.

La vida es demasiado corta para aferrarse a asuntos triviales. En unos años, lo que parecía una gran cosa hoy, no será nada más que un pensamiento pasajero. No permitas que un asunto insignificante afecte tu trabajo, salud o relación con los demás. El rencor ocupa demasiado tiempo y esfuerzo; enfoca esa energía hacia un lugar más productivo. Hay más por venir, más para ti y más para la gente que te rodea. Recuérdalo.

 

12

12.  ¡Tú también eres prioridad!

La relación que tienes contigo mismo es igual de importante que la relación que tienes con otras personas, porque tienes que vivir contigo cada día por el resto de tu vida. Tómate un tiempo para pensar en ti. Ponte al día con una película, lee un libro o disfruta de un día sólo para ti. Garantizar tu felicidad y paz es la única manera en que serás capaz de centrarte en crecer en tus otras relaciones.

 

13

13.  Todas las pequeñas cosas cuentan.

Cada día tiene algo nuevo que ofrecer, siempre habrá algo nuevo que aprender… sólo tienes que buscarlo. Puede ser cualquier cosa, desde aprender una nueva palabra hasta un idioma. Ninguna acción, por más pequeña que sea, es insignificante. Así que aprecia y mira lo que puedes obtener de una experiencia cotidiana. Dentro de unos años, cuando mires hacia atrás, verás que fueron todas las pequeñas cosas las que hicieron la mayor diferencia en tu vida.

Deja tu comentario!